El Deportivo Cali del profesor Dudamel cumplió con la necesidad y se ilusiona con el grupo de los 8 tras su triunfo 2-1 ante el Deportivo Pereira.

Apretando terminó el Cali ante el equipo ‘matecaña’ que siempre planta cara cuando visita al equipo ‘azucarero’, la última vez que había visitado el estadio del equipo ‘verdiblanco’ fue el año pasado donde consiguió un empate al minuto 91, esta vez el mismo fantasma de aquella vez estuvo rondando y no hizo daño porque apareció un Guillermo De Amores fundamental con sus atajadas por consumar el triunfo.

Desde el comienzo el Deportivo Cali fue quien llevó la iniciativa del partido, los primeros 20 minutos no logró generar peligro desde jugada colectiva pero ya estaba avisando mediante el balón detenido donde le anularon un gol a Teófilo Gutiérrez. De esas acciones a balón parado, el Pereira comenzó a generar fútbol y en una ocasión casi abre el marcador, pero el portero uruguayo tuvo una salvado fantástica, prácticamente fue una asistencia para el gol, porque de ese envión anímico vino la jugada del gol con un Teo sensacional siendo asistido indirectamente por Ángelo Rodríguez que fue muy importante en la jugada.

Ni cinco minutos transcurrieron y el Deportivo Cali siguió atacando hasta convertir el segundo gol y lo logró, como en toda jugada clave del equipo ‘verdiblanco’ tiene que aparecer Teófilo, un jugador con una clase única en el fútbol colombiano, retrocedió hasta la mitad del campo, le dio apertura a la jugada y distrajo las marcas del Deportivo Pereira, ahí no acabó todo porque apareció Ángelo Rodríguez, otra vez con ese aguante que pocos valoran y que pocos ejecutan en el “FPC”, asistencia para Andrés Colorado que sacó un latigazo tremendo para el segundo gol ‘azucarero’.

El Cali supo como manejar el trámite del primer tiempo, pero no del segundo, en la parte complementaria el equipo del profesor Dudamel se vio sometido ante un Pereira que creció mediante el buen manejo de tiempos y pases de Daniel Navarro, hasta cierta parte del compromiso Valencia y Colorado de gran compromiso supieron detener esa embestida, sin embargo el desgaste físico pasó factura y el director técnico tuvo que meter mano en el equipo, los cambios sentaron bien, uno de ellos Carlos Robles que anotó ante Tolima y viene levantando su nivel, Duván Mina también ingresó con mucha personalidad y el ansiado regreso de Preciado quedó en eso porque el goleador pudo tocar pocos balones por la postura del equipo.

Finalmente el Cali cumplió con la necesidad y encuentra buenas cosas del triunfo, por ejemplo lo bien que se complementan en ataque Teófilo Gutiérrez y Ángelo Rodríguez, mientras que uno hace la labor sucia del aguante y pivoteo, el otro aprovecha los espacios para generar el fútbol ofensivo y ser el alma del equipo ‘verdiblanco’. Otra cosa muy positiva es el nivel del portero Guillermo De Amores que fue figura y poco a poco viene levantando su nivel. Ahora el Cali espera resultados favorables, pero a falta de 9 fechas y con varios puntos en disputa sueña con recuperar terreno perdido.

Deja un comentario